El vehículo experimental intermedio (IXV, por sus siglas en inglés) de la Agencia Espacial Europea ha despegado este miércoles desde el Puerto Espacial Europeo (Guayana Francesa) a las 14:40 h (hora peninsular española) a bordo de un lanzador VEGA.La misión de IXV es demostrar las tecnologías necesarias para proporcionar a Europa la capacidad de re-entrar en la atmósfera de forma automática, además de constituir un punto de partida para el desarrollo de sistemas de transporte espacial re-utilizables.“Aprender a regresar a la Tierra de forma autónoma, y aterrizar controladamente, abre un nuevo capítulo para la agencia”, señalan los responsables de la ESA.Después de la separación del lanzador Vega, a unos 340 km de altitud, el vehículo ha seguido elevándose en su vuelo suborbital hasta unos 420 km. Luego comienza la fase de reentrada, durante la que se recogen los datos de un gran número de sensores instalados en la nave.La velocidad de entrada, unos 27.000 km/h, crea las mismas condiciones a las que se somete una nave que vuelve desde la órbita baja de la Tierra.El IXV navega a través de la atmósfera, en su corredor de reentrada, antes de bajar ralentizado por un paracaídas que se despliega en varias fases. El viaje se completa con su amerizaje en el centro del océano Pacífico, unos 100 minutos más tarde de su despegue en Sudamérica.La nave experimental vuela de forma autónoma, aunque vigilada muy de cerca desde el Centro de Control de la Misión situado en el Centro de Ingeniería, Logística y Tecnología Avanzada (ALTEC) en Turín, en Italia. Las señales del vehículo se reciben en dos estaciones de seguimiento en África y una antena en el barco de rescate Nos Aries.El contratista principal de esta misión es Thales Alenia Space Italia, pero también cuenta con el apoyo de otras 40 compañías europeas, incluidas algunas españolas, como SENER, GMV, Elecnor Deimos, GTD y Rymsa Espacio.Hace un mes el cohete Falcon 9 de la compañía estadounidense Space X también probó un sistema de recuperación de cohetes, pero la nave sufrió un accidentado aterrizaje.